Sencillamente humanos: nuestras necesidades definen nuestras motivaciones

Para nadie es un secreto que los seres humanos definimos nuestra realidad, nuestra rutina y nuestra vida en función de las necesidades que tenemos; por lo general, nuestras mayores metas diarias son cubrir nuestras necesidades principalmente económicas para poder sustentar los gastos provenientes de nuestras necesidades básicas.

Si estudiamos a los teóricos que han estudiado las necesidades de los seres humanos como medios para poder entender su comportamiento o en muchos casos, para poder controlarlos, nos encontramos con los estudios de Abraham Maslow quien formula la pirámide de Maslow, que se ha convertido en la base para la formulación de estrategias de las organizaciones en áreas gerenciales pero sobretodo en mercadotecnia, publicidad y ventas.

Del mismo modo podemos estudiar otras  teorías de necesidades como la de McClelland , McGregor o Edgar Shein y en todas ellas encontraremos modelos abstractos que intentan explicar el por qué de nuestros comportamientos y de alguna manera explican la inclinación más probable al momento de tomar decisiones.

Ahora bien, también debemos reflexionar en el hecho que se explica en la primera teoría, y es que los seres humanos una vez satisfacemos nuestras necesidades básicas damos continuidad al siguiente nivel de la pirámide en miras de satisfacer necesidades superiores; el problema de esto, es que nuestro entorno social, económico, la mercadotecnia de las grandes marcas que imponen modas, productos de consumos, y tendencias top en el consumismo mundial, nos crean necesidades falsas en las que nos vemos envueltos y en ocasiones parecen que rigen prioritariamente nuestras vidas.

Del mismo modo debemos entender que aún en el mismo contexto, personas formadas y educadas en el mismo ambiente familiar bajos las mismas condiciones, tendrán siempre necesidades distintas propias de su quehacer interno, reflexivo, psicologico, y esta es la razón por la que no podemos predecir del todo los comportamientos humanos provenientes de sus propios reflejos internos; al respecto les dejo el siguiente vídeo para la reflexión.

En conclusión, somos nuestras necesidades, las mismas rigen consciente o inconscientemente nuestras vidas, y debemos percatarnos de ser nosotros quienes decidamos a cuales vale la pena darles prioridad, cuales son meras vanalidades y las que tienen una valiosa cuantía para alcanzar nuestro desarrollo personal.

Mis mejores deseos en el logro de sus metas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: